Archivo del marzo de 2009

Rafael Nadal puede con todo

Otro ejemplo más de lo que significa Rafael Nadal para el tenis, ejemplo de superación en su partido contra David Nalbandián. Salvó 5 bolas de partido y tiene tanta fuerza física y mental que en el tercer set gana a Nalbandián por 6-0.

Su partido de semifinales contra Andy Roddick, es el ejemplo de ganar el partido antes de salir a la pista. Todo el partido se vio que la cara de Roddick no transmitía confianza, fue a jugar el partido, a ver que salía. Mientras Nadal jugaba para ganar y no ponía ninguna excusa ni hacia quejas para el graderío. Se nota mucho cuando Roddick confía en sus posibilidades o no tiene miedo del rival. Su cara del otro día le delataba, tenía pánico a Nadal, estaba mentalmente rendido había perdido el partido en el vestuario.

La final contra Andy Murray es el claro ejemplo de que en el tenis no puede haber excusas, que las situaciones externas del partido afectan a los dos jugadores por igual. En la final con un viento excesivo, el jugador que está más concentrado gana, el jugador que se limita únicamente a pensar en la bola gana, el jugador que entiende que las dificultades que se suceden en la pista son para los dos tenistas por igual gana.

En definitiva, en una pista de tenis piensa solo en el tenis, si hace frío, calor, sombras en la pista o viento, da igual es parte del tenis, está dentro del tenis y hay que asumirlo para poder pensar solo en el tenis.

Eso es lo que hace Nadal, está pendiente de la bola, que es la que dictamina si tu golpe fue dentro o se marchó fuera.

Murray en cambio, estaba pendiente de fallar para quejarse, para excusarse delante del público, parecía que pedía la aprobación del público, su consentimiento, su rendición.

Murray se rinde y Nadal nunca se rinde y por eso mismo es el número 1 mundial y lleva hasta hoy 6 Grand slams.

Lástima que Rafael Nadal no luche tanto fuera de la pista para defender los derechos del tenis masculino y dejar una herencia lógica y justa a las futuras generaciones de tenistas.

Continúan engañando al tenis masculino, esperamos la lucha de Nadal fuera de la pista para que el tenis masculino vuelva a su nivel y máximo estatus. Lo que nunca debió perder. Mientras tanto Nadal casi nunca pierde en la pista.

Antonio Domínguez.

Los tres Dioses suecos

Hace un tiempo no muy lejano tres reyes vikingos dominaron y enseñaron al mundo como era posible ser campeón mundial de tenis y ser también número 1 en cuanto a comportamiento en una pista de tenis.

El dominio mundial de estos tres dioses fue desde 1974 hasta 1992, gracias a este dominio protagonizado por Bjorn Borg, Mats Wilander y Stefan Edberg. Muchos países entre ellos España aprendieron nuevas técnicas de entrenamiento y sobretodo empezaron a comprender lo importante del factor mental en la elite deportiva, entrenamiento técnico, físico y mental. Suecia revolucionó de forma absoluta el tenis, lo profesionalizó hasta lo que es hoy.

Fueron 24 títulos de grand slam individual y 3 Master Mundiales, añadiendo por supuesto que estos tres campeones llegaron al número 1 mundial.

La revolución absoluta del tenis mundial fue lograda por Bjorn Borg, el dios sueco. Hoy en día todavía nombrar a Borg es algo sublime, cuando se pronuncia su nombre es inevitable sentir un escalofrío que obliga a tu cuerpo tener que hacer una reverencia.

6 Roland Garros, 5 Wimbledon y 2 Master Mundiales entre más cosas por supuesto.

Con 17 años y una raqueta de madera con la que hacer golpes liftados, parecía que jugaba a otro tenis, era verdad jugaba al tenis del futuro pero en 1974 con sus 17 años ganó Roland Garros.

Era tan superdotado que en 8 años de competición miren todo lo que ganó y se quedarán asombrados, aunque para mi humilde entender lo que hizo todavía que Borg fuera más grande si cabe es la herencia que dejó, una forma de jugar, un comportamiento de hielo en la pista. Plantó semillas por todo el mundo para que salieran nuevos tenistas con una novedosa forma de jugar. Aunque se suponía que esas semillas podrían salir con más fuerza en su imperio de Suecia. Roland Garros 1981 fue la última semilla gigante que dejó el Dios Borg, pero la herencia llevaba entrenando desde hacía tiempo y en 1982 se dio a conocer al mundo entero de forma rápida sin tiempo para añorar a nadie. Su nombre era Mats Wilander, el heredero al trono dejado por el Dios Borg.

Mats Wilander, el heredero natural siempre tuvo que llevar el duro y difícil peso de la sucesión mundial del tenis. Lo hizo de una forma tan magnífica que en 1982 gana Roland Garros con 17 años pero superando en juventud a Borg.

El mundo se tambalea, ¿es un nuevo Borg? Se preguntan los entendidos, juego de fondo muy parecido, frialdad semejante en la pista pero con una pizca más expresiva.

Wilander no quería ser el nuevo Borg, él solo quería ser Wilander y comportarse como tal, pero tenía todo un país a sus espaldas conmocionado de alegría porque el linaje continuaba, y continuó muy bien.

Wilander ganó 3 Open Australia, 3 Roland Garros y 1 Us Open entre otros títulos, evolucionó la herencia que le dejaron mejorando el servicio y la volea para lograr ser el primer sueco en la historia en ganar el Us Open en una final memorable y como éxito absoluto el único tenista de la historia en ganar el Open Australia tanto en hierba como en pista dura. En 1988 la evidencia del dominio mundial de Wilander era tan evidente que gana tres de cuatro grand slams, algo que ni el propio Dios Borg pudo lograr.

¿Quién ganó el grand slam restante? Era la otra semilla de Borg, una semilla distinta, que para eso había inundado el mundo, una semilla dos años más joven que Wilander, para reforzar todavía más si cabe el dominio de Suecia en el mundo.

Stefan Edberg, el príncipe, distinto a Borg y Wilander. El juego de Edberg es un homenaje al tenis clásico de saque volea, algo distinto para Suecia pero con la misma frialdad en la pista patentada por el tenis sueco.

Revés a una mano, golpes planos y cortados, empuñadura continental y siempre buscando la red, en todas las superficies siempre buscando la volea, Edberg quería jugar rápido no quería sufrir desde el fondo de pista puntos largos que dañaran su juego y su cabeza, era consciente y lo evitaba todo lo que podía.

Edberg ganó 2 Open Australia, 2 Wimbledon, 2 Us Open y 1 Master Mundial como títulos supremos. Con otro juego, otra forma distinta de buscar la victoria pero una misma mentalidad ganadora, por eso son los tres Dioses de Suecia. Por ese motivo es casi imposible que Suecia vuelva a dominar el mundo, salieron Condes como Thomas Johansson, Magnus Norman, Thomas Enqvist, Jonas Bjorkman entre otros muchos jugadores. Pero para lograr la condición de Dios, de número 1 Mundial, soportar las comparaciones y tener la mente privilegiada acompañada de un tenis supremo y un físico entre natural y devastador, eso es pedir mucho.

Lo que debería hacer Suecia es contar las victorias, los éxitos de sus tres Dioses en todos los colegios del país, son historia y los niños suecos tienen que aprender la historia victoriosa de sus majestuosos campeones, tres figuras o tres monumentos faltan por construir en Suecia. Monumentos para que las futuras generaciones suecas entiendan que hubo una época gloriosa y mágica, lograda por tres tenistas que dominaron el mundo con sus raquetas.

Bjorn Borg, Mats Wilander y Stefan Edberg. Suecia dominó el mundo gracias a ellos. ¿Lo saben en Suecia? Yo lo sé y me parecía justo y necesario contarlo. Había que hacerlo. Gracias campeones, por vuestro tenis y comportamiento en la pista.

Antonio Domínguez.

Los tenistas, nómadas y gladiadores

Históricamente la vida solitaria del tenista ha tenido muchas comparaciones o similitudes con la de nómadas tanto del desierto o animales nómadas que recorren largos recorridos para alimentarse o simplemente sobrevivir.

Un tenista según pasan los años y los viajes se van acumulando, se da cuenta que al fin y al cabo, su mundo, su país, su nacionalidad y cualquier otra cosa es él mismo. Si gana torneos será querido y aclamado por su país de nacimiento, recibido por las máximas instituciones y tendrá incontables aficionados ansiosos por querer ver como juega, ver como gana, ver todo de su ídolo.

Pero hay muchos tenistas en la clasificación mundial, ¿Quién hace caso del 468 del tenis mundial? Pongo este número como podía poner otro cualquiera, en un deporte tan individual como el tenis, en el que los jugadores son un número, ser el 468 no llama la atención. El 468 es un jugador magnífico que en cualquier otro deporte de elite tipo: fútbol, baloncesto, béisbol etc. Sería una estrella respetada y querida que defendería el escudo de una institución y lógicamente defiende los intereses deportivos de una ciudad, comunidad o estado al estilo NBA.

Por desgracia o por grandeza según se mire, el tenis no funciona de esta forma, eres el 468 del mundo, viajas por todo el mundo a la conquista de unos miles de euros como un nómada viaja por alimento, una vez ganados esos miles de euros de forma honrada y con un desgaste físico y mental terribles, el fisco del país donde ganaste el dinero de forma honrada te roba o te quita un porcentaje del dinero. Cuando llegas al que en teoría es tu país de nacimiento antes de convertirte en nómada, ese fisco de donde naciste también te roba o te quita un porcentaje del dinero.

Cuando eres un tenista humilde, eres como un gladiador de la época romana. Los gladiadores romanos, la mayoría eran esclavos, tenían amo y luchaban jugándose su vida por un mísero trozo de pan y escasa agua que llevarse a la boca.

Luego si el gladiador era admirado por el público y jaleaban sus victorias, su amo para sacar más beneficio en otras peleas le daba más privilegios en el sentido de una mejor alimentación y poder dormir en un espacio más amplio y hasta solo para él.

Cuando el gladiador llegaba al Foro principal de Roma, delante de las elites sabía que si continuaban sus victorias al fin lograría la ansiada libertad por clamor popular y aceptación del César. Ser gladiador de elite, sería lo mismo que ser tenista de elite. Viajas, juegas, ganas, te aplauden en pistas inmensas, eres querido y admirado.

¿Qué ocurre cuando el gladiador de elite empieza a perder su fuerza y energía?

Le podría ocurrir lo mismo que le pasa a Carlos Moya en su país que es España, le olviden, le abandonan y las personalidades, televisiones comienzan a sentirle como algo lejano.

El viernes 13 de marzo leo una preocupante noticia en un periódico deportivo, Carlos Moya deja de competir sin fecha fija de regreso. Recuerdo rápidamente quién es Moya para las memorias frágiles: Campeón Roland Garros 1998, Finalista Open Australia 1997, Finalista Master Mundial 1998, Semifinalista Us Open 1998, Número 1 Mundial en marzo de 1999, Campeón Copa Davis 2004, Finalista Copa Davis 2003, 5 años terminando entre los 10 primeros del mundo, 5 participaciones en Master Mundial y 20 títulos del ATP entre muchas más cosas.

Todo esto sobre Moya lo escribo de memoria, no necesito comprobar nada, está guardado en mi memoria.

A lo que estábamos, leo la noticia del periódico y pienso – hay que ver las noticias por televisión.

Ver un telediario en España es un esfuerzo terrible, estas siempre cerca del vomito. Uno, dos, tres, cuatro son los telediarios con sus noticias deportivas que veo y ninguno menciona, nadie nombra a Carlos Moya. Entonces vomito, vomito de pena y de asco por tener que haberme tragado insufribles noticias deportivas, cuando uno de los mejores deportistas Españoles de la historia está con problemas físicos y que menos pienso Yo, que mandarle un mensaje de ánimo desde un telediario, un recordatorio, algo. Pero esas cosas a Carlos Moya supongo no le importarán, Él está por encima de todo eso y cuando se convirtió en gladiador de elite sabía que el olvido también le llegaría.

También entenderé el enfado del jugador 468 por decir un número hacia mi persona, él un gladiador humilde y yo un humilde creador del dominio tenispuro.com.

Entenderé su enfado hacia mi persona por no saber su carrera tenística de memoria como sí sabía la de Carlos Moya, lo entiendo perfectamente pero es lo que tiene ser un gladiador de elite para el gran público o ser un gladiador de elite para el público del tenis en particular.

Mi más sincera disculpas para el tenista 468 por decir un número, para el nómada 468 y para el gladiador 468. Nadie se acuerda de vosotros, pero si os sirve de escaso consuelo os aseguro que nadie se acuerda de mí, ni nadie sabe lo que escribo en este dominio. Espero ser el 468 por decir un número y encontrarme con vosotros en cualquier viaje a ninguna parte. Todo por el tenis, siempre nos quedará el Tenis.

Antonio Domínguez.

Tommy Robredo planifica bien la temporada

Muy bien Robredo, muy inteligente. Durante bastantes años por estas fechas, mes de febrero hay tres tipos de torneos, los torneos de pista cubierta en Europa (suelen ser los más difíciles), torneos en Estados Unidos cubiertos y al aire libre (suelen jugar casi siempre los mismos tenistas) y finalmente torneos en Sudamérica de tierra batida donde en teoría suelen jugar tenistas que saben que su superficie para tener una buena clasificación es la tierra batida y apuran para jugar durante todo el año los cada vez menos torneos de tierra.

El caso de Tommy Robredo siempre me recordaba al que escribí en este blog sobre que hacia Feliciano López después de Wimbledon.

Llevaba años Robredo haciendo cosas raras en febrero, jugando en pista cubierta y rápida tanto en Europa como en Estados Unidos y finalmente ha entendido supongo que por miedo a perder más clasificación que si el juega mejor en tierra batida y no hay que preparar ningún Grand Slam de pista rápida, la decisión tenía que ser clara.

Semifinales en Viña del Mar, Campeón en Brasil, Campeón en Buenos Aires y Cuartos de Final en Acapulco, este ha sido el orden de sus resultados. Cuatro semanas compitiendo de forma consecutiva, con unos resultados muy buenos, una clasificación que mañana lunes será muy interesante ver.

Esto es un buen ejemplo para que los tenistas Españoles despierten y tengan muy claro que hay que jugar donde te favorezca la superficie.

Febrero y Julio después de Wimbledon son dos meses claves para sacrificarse y jugar en la superficie que más te guste.

Rafael Nadal dejó de hacerlo desde que jugó Marsella 2006, David Ferrer aunque haga buenos resultados para mi continua equivocándose en Febrero. Feliciano López se confunde todos los años después de Wimbledon, Carlos Moya solo ha jugado este año en Buenos Aires y Acapulco (creo es por problemas físicos), Iván Navarro Pastor que para mi gusto es jugador de pista rápida no tengo ni idea que hacía jugando en tierra batida, muy bien Guillermo García López jugando pista rápida en Estados Unidos, para mi esa es su superficie y ha sido tan valiente que era el único Español jugando esos torneos.

Como despedida pido humildemente a los tenistas Españoles que no se acomoden y tengan muy claro en que superficie juegan mejor, eso es justo lo que hacen tenistas como Roger Federer, Andy Roddick. Continuaré expectante a la planificación de torneos después de Wimbledon.

Antonio Domínguez.