Archivo del abril de 2009

Rafael Nadal, Conde de Pedralbes en el Conde de Godó

La misma final que el año pasado, Rafael Nadal gana a David Ferrer.

No sabía si estaba viendo la final del 2009 o la repetición del 2008, muy parecidas las dos finales. Como sucede casi siempre e igual que el año pasado, Nadal ha comenzado la final con un repertorio de golpes ganadores desde el fondo de pista tremendos, para marcar el territorio. Como Nadal tenía tan lejos a Ferrer de forma muy inteligente ha hecho unas dejadas muy buenas para que Ferrer estuviera todavía más incomodo.

Nadal está jugando muy agresivo, dentro de la pista, no deja respirar a Ferrer que claro está comete errores por precipitación, algo lógico cuando te enfrentas a Nadal.

En el segundo set curiosamente, casi ocurre como el año pasado. Nadal baja un poco el ritmo, se echa hacia atrás y sus golpes pierden intensidad, es importante decir que en los primeros juegos Nadal se pone por delante pero repito, su bola al quedarse más corta permite a Ferrer ser más agresivo en sus golpes y llevar la iniciativa. Ahora Ferrer está dentro de la pista y jugando duro. Ante la posibilidad de un tercer set, se ha podido ver como Nadal ha vuelto a jugar con más intensidad y repitiendo menos las direcciones, Ferrer ha tenido algún fallo inesperado en la red.

Si Ferrer falla alguna bola y Nadal vuelve a conectar puntos ganadores, se acaba la final. Curiosamente tanto Nadal como Ferrer han terminado con un bajo porcentaje de primeros saques, repito como la semana pasada, menos mal que esto es tierra batida.

5 Conde de Godó consecutivos para Nadal en la bonita zona de Pedralbes, como Rafael Nadal es número 1 Mundial y Pedralbes tiene algunas zonas preciosas, de auténtica fantasía y casualmente lo que hace Nadal en la tierra batida es fantasía. Esa magnífica y hermosa zona de Barcelona, donde se respira tenis todos los segundos de la vida, bien haría en nombrar Conde de Pedralbes a Rafael Nadal.
Pd: Como la idea ha sido mía, espero que desde la distancia mi amigo Marc, me mantenga informado sobre la proposición que acabo de hacer. Simplemente para recibir alguna felicitación… je je je… te quiero Pedralbes… je je je.

Antonio Domínguez.

Monte Carlo, Rafael Nadal gana con altibajos

5 títulos consecutivos de Monte Carlo para Rafael Nadal, pero este año se ha podido apreciar algún altibajo en el juego de Nadal. Durante todo el torneo se han visto algunos despistes de 2 y hasta casi 3 juegos seguidos en los que Nadal parecía desorientado. Lo que ocurre es que si esos despistes son ante jugadores como Andy Murray o Novak Djokovic pueden costarte el partido.

La semifinal parecía encarrilada para Nadal, 6-2 y 5-2, Nadal con su ritmo diabólico jugando bolas muy profundas pero con un buen margen de error y Murray mientras tanto completamente congestionado por el esfuerzo corría de un lado para otro haciendo lo que podía. Nadal se despista (lógico, es humano) y Murray ve el cielo, la bola no va tan larga, tiene más tiempo para pensar y claro está puede jugar más agresivo.

Fue tan grande la remontada que jugaron tie break en un set que parecía decidido, ver el tie break valió la pena, puntos magníficos, especialmente una derecha paralela de Nadal después de estar los dos jugadores intercambiándose golpes y direcciones de forma brutal. Pero sabemos todos que jugando al límite, casi siempre gana Nadal.

En la final, se nota que Nadal sale con las ideas muy claras, no quiere despistes y empieza el partido con su típico ritmo estratosférico, aunque esta vez me gusta más todavía el ritmo, no repite direcciones y tiene a Djokovic de un lado a otro sin parar. Solo un problema el saque de Nadal no funciona, pero como va ganando se nota menos.

En el segundo set, la bola de Nadal empieza a quedarse más corta, Djokovic se da cuenta y pensando en Murray, ataca más, intenta terminar puntos en la red y su saque sí que hace daño a Nadal. Por el contrario el primer saque de Nadal es inexistente, cada vez saca más encogido y su lanzamiento de bola es muy bajo. Djokovic logra puntos muy espectaculares y la grada tiembla de tantos aplausos.

El tercer set comienza con dos juegos muy largos, pasan de los 23 minutos, pero se nota que Nadal está dispuesto para ir al límite, puntos muy largos, muy físicos, Djokovic se cabrea con su raqueta y pone caras de desesperación, es lo peor que puedes hacerle a Nadal. Él huele la desesperación del rival, huele su cansancio y en uno de los que serán posiblemente mejor punto del año para cerrar el 2-0 se ve como Nadal crece y Djokovic se hunde.

Entre que Nadal aumenta el ritmo y Djokovic se desespera la final va a terminar dentro de poco. Aun con altibajos en tierra batida Nadal continua siendo claramente superior a todos sus rivales, curiosamente en Monte Carlo gana a dos de sus más peligrosos rivales.

Pero esto es tierra batida y eso significa que Rafael Nadal es el Rey.

Antonio Domínguez.

Key Biscayne, Rafael Nadal gestiona mal su revés cortado

Para los jugadores que hacen el revés a dos manos, cortarlo a una mano supone un riesgo.
Primero habría que decir sobre el partido Juan Martín del Potro-Rafael Nadal, que Nadal desde el principio se le vio un comportamiento raro, tenia una cara de enfado que no es habitual, se quejaba continuamente, hacia demasiados aspavientos.
Pero para mí lo más importante, es el excesivo abuso que está haciendo del revés cortado. Tiene que darse cuenta que si juega tanto revés cortado, sus rivales al ver la preparación del golpe, lo primero que hacen es adelantarse unos pasos y mentalmente cogen confianza porque como ven gesto de cortado saben que la bola de Nadal pierde todo su mordiente.
El revés cortado de Nadal se levanta un poco y Del Potro aprovechaba para dentro de la pista empezar a mover a Nadal.
De jugar tanto cortado el problema es que cuando quieres darle liftado a dos manos no tienes tanta confianza ni en la colocación de las piernas ni por supuesto en la ejecución del golpe. Se pudo ver en el partido, al intentar Nadal volver a coger la iniciativa con revés a dos manos, como no estaba cómodo se precipitaba y tomaba malas decisiones en la dirección del revés.
Esperemos que Rafael Nadal recapacite y entienda que cuando juega con revés a dos manos sus rivales tiemblan y encima los aleja tanto de la pista, que quién domina es Nadal.
El revés cortado debe ser para momentos de emergencia, no para todo el partido y lo difícil es saber gestionarlo y no acomodarse.

Antonio Domínguez.