Está siendo uno de los Wimbledon en particular y Grand Slam en general de mayores sorpresas, con las rápidas eliminaciones de Federer, Nadal y retiradas de Tsonga, Isner entre otros.

Serian injusto poner en el mismo escalón las derrotas de Federer y Nadal. Mientras el español tenía claros y evidentes problemas en sus desplazamientos en los que apenas daba tres pasos con seguridad, Federer si que perdió moviéndose por toda la pista, corriendo, frenando, lo que ocurre es que Stakhovsky hizo la táctica perfecta para jugar contra Federer si no tienes la suficiente regularidad o paciencia para ganarle desde el fondo de pista.

Siempre lo había pensado de los jugadores que les gusta jugar en la red y volear, ¿Por qué no suben más a la red? ¿Si van a perder desde el fondo de pista, no sería mejor perder en la red y probar cosas nuevas? Stakhovsky dio una lección sobre como preparar un partido en hierba y llevar a cabo una táctica independientemente de cómo vaya el resultado.

Le sacó un 80-90 % de veces al revés de Federer, pero como subía a ganar los puntos en la volea, Federer no tuvo tiempo de reacción en el partido. Saque-red, resto-red, fue un tenis continuo de ataque.

Es conocido que en el tenis cuanto más rápidas son las pistas, mas se igualan los niveles, pues en hierba la dificultad al resto también es mayor por su bajo e irregular bote.

Djokovic está manteniendo una regularidad magnífica, el alemán Mayer en primera ronda ofreció un gran tenis pero solo pudo llevarse un resultado correcto sin ganar ningún set por supuesto en un partido que parecía de las rondas finales por el nivel de ambos.

Ante Haas, más de lo mismo, Seguridad y variedad en el saque, restos, pasantes y globos ganadores en una lección de dos sets, para que en la tercera Djokovic bajase un poco y Haas continuase con las ganas intactas para llegar al tie break.

Contra Berdych quedó demostrado, que mientras el número 1 mantiene el pulso y la calma en los Majors, a Berdych en el primer y segundo set le tembló la mano y encogió el brazo cuando se adelantó en el marcador. Hay que resaltar la flexibilidad de auténtico gimnasta que tiene Djokovic, eso hace posible recupere puntos que parecen totalmente perdidos.

Murray está con problemas en la espalda y cada partido que pasa se nota, el primer saque lo mantiene a buena velocidad gracias a la rapidez de la pista y el efecto cortado, pero en el segundo como saca un poco para asegurar y tiene dolores que le impiden hacer la aceleración necesaria, la bola se queda sin efectos ni botes complicados, eso estuvo a punto de aprovecharlo Verdasco en cuartos, pero le faltó empaque tenístico para creer que podía ganar el partido.

Janowicz no creo que tenga dudas en semifinales, llega más descansado que Murray pero tiene un aparatoso vendaje en el codo derecho, algo que no extraña debido a la potencia con la que saca. Es una máquina de sacar, hay que tener mucha paciencia al resto porque muchas veces no puedes hacer nada.

Del Potro está en una superficie que para su saque es perfecta, pero en cambio para la movilidad y flexión de piernas con los dolores de rodilla que tiene no es precisamente la más aconsejable. Djokovic tiene que jugar muy concentrado en este partido, cambiar direcciones continuamente tanto en el saque como en los golpes de fondo, utilizar sus dejadas para después buscar un globo cuando Del Potro esté pegado a la red.

Del Potro va a jugar al despiste, es un especialista en esas tácticas oscuras y este año en Indian Wells logró ganar a Djokovic de esta forma. También buscará dormir el partido con puntos de revés contra revés, haciendo cruzados evita desplazamientos, se cansa menos y enfada a Djokovic que siente no logra puntos ganadores. Ahí está el problema de Djokovic, cuando no logra todos los ganadores que él cree debería llevar, su cabeza deja de pensar fríamente y aumentan los enfados que lo llevan a olvidar sus tácticas, entonces Djokovic se convierte en un jugador enfadado y previsible, eso es justo lo que quiere Del Potro, un partido sucio, trabado y con tensión.

Es el Slam más abierto de los últimos años, pero en semifinales todavía están el 1 y 2 mundial, Djokovic y Murray dispuestos a repetir la final de este año en Open Australia, aunque los saques de Del Potro y Janowicz tienen mucho que decir en esta pista donde nació el tenis, por si alguien lo había olvidado el tenis nació en Inglaterra y en hierba.

ANTONIO DOMÍNGUEZ
www.tenispuro.com